Ventanas de Aluminio

La ventana practicable

Las ventanas practicables son aquellas que poseen las bisagras en los montantes verticales. La apertura puede ser hacia el interior o hacia el exterior, a mano derecha o izquierda, dependiendo del sentido de giro.

El sentido de apertura, siempre visto desde el interior de la vivienda, nos lo indica la posición de las bisagras de la hoja que vamos a abrir.

Podemos disponer de ventanas de una o dos hojas. Al abrirlas tendremos el hueco diáfano, sin obstrucciones. Como alternativa podremos crear modulaciones combinando ventanas de una, dos hojas, fijos y ventanas o fijos con formas.

De llevar dos hojas, normalmente una de ellas, la “hoja activa”, llevará colocada la manilla de apertura y cierre. Será la primera hoja que abramos y la última que cerremos. La otra, la “hoja pasiva” puede no llevar elementos de cierre, llevar pasadores, uno superior y otro inferior, o disponer de una falleba oculta con distintos puntos de cierre.

El acristalamiento puede ser con vidrio sencillo, doble acristalamiento con cámara de aire o argón o bien doble cámara y triple acristalamiento. El número de vidrios y sus características dependerá de los niveles de aislamiento térmico y acústico que deseemos lograr.

Su mantenimiento y limpieza se realiza con suma comodidad siempre que la apertura sea hacia el interior de la vivienda. Debemos tener cuidado al ventilar que no se golpee la hoja en caso de producirse una ráfaga fuerte de viento.

La ventana oscilobatiente

La ventana oscilobatiente tiene una apertura horizontal de 180º y una apertura vertical de, aproximadamente, 45º, lo que es perfecto tanto para ventilar la casa por las mañanas en su opción de apertura horizontal, como para hacer que circule una corriente de aire mayor gracias a la apertura vertical.

– Estas ventanas permiten elegir la clase de apertura que deseas en cada momento. Si solamente quieres airear un poco la habitación o prefieres abrirla totalmente, para que entre el frescor de la calle.

Son realmente fáciles de usar. Bastará con hacer un giro de la manilla para modificar la forma de apertura.

– Se trata de un tipo de ventana que ofrece un importante aislamiento acústico y térmico. Conserva la temperatura interior y consigue un importante ahorro de energía y, por tanto, económico. Un ahorro que también tendrá su consiguiente repercusión en una mejor protección del medio ambiente.

– Su mantenimiento y limpieza son muy sencillos. Al abrirse de diferentes formas, no tendrás que dejar ni un solo espacio sin limpiar.

La ventana oscilobatiente es una interesante alternativa si estás buscando versatilidad para tu oficina u hogar.

Ventanas Correderas

Cuando tenemos que decidir qué tipo de ventana y el sistema que vamos a colocar en nuestro hogar, generalmente nos entra la duda. Las ventanas correderas son de las más clásicas que hay en el mercado, por lo que es bueno conocer cuáles son sus ventajas generales antes de que decidas finalmente instalarlas en tu hogar.

  • Mejora el espacio
    Uno de los grandes problemas que existe en la actualidad es la falta de espacio en las habitaciones y en los hogares en general. El hecho de decidirte por ventanas correderas te hará ganar mayor espacio ya que sólo necesitas el espacio en donde irán colocadas. Esta es una diferencia muy importante con las ventanas que tienen contraventanas o que su apertura es abatible ya que se necesita mayor espacio para abrirlas y hacer ventilar el hogar.
  • Mantenimiento
    Generalmente no pensamos mucho sobre el mantenimiento que se necesitará en este tipo de elementos pero la realidad es que para las ventanas que son correderas, el mantenimiento será muy sencillo ya que se necesitará la limpieza de los vidrios y controlar la zona de los canales para su deslizamiento. Esto hará que tu ventana se mantenga intacta por mucho tiempo.
  • Resistencia
    Este sistema de apertura permite que las hojas no se descuelguen, ni sufran las bisagras de las hojas, es decir al ser correderas se deslizan a lo largo del canal y las hojas, siempre, apoyan toda la superficie en todo momento, lo que hace que las ventanas correderas apenas sufran fatiga ni desgaste.

Como puedes ver, tener ventanas correderas en casa tiene grandes ventajas, con lo cual no está demás contar con ellas si en casa tenemos poco espacio,pero como todo, debemos controlar que el sistema empleado y el perfil elegido sea el adecuado, sobre todo que cuente con rotura de puente térmico. Es verdad que hay otros sistemas que cuentan con ventajas similares, pero desde luego para espacios pequeños ésta es la mejor solución.